La publicidad apesta

A Rosario la publicidad machista le afecta profundamente, de ahí que necesite ponerse oxígeno cuando, como ella dice, “me cascan los anuncios”. Pero ha venido a limpiar la publicidad, así que cual Bruce Lee derrotando a Chuck Norris, Rosario rompe y rasga la tv para desupés exigir lo que es suyo, su machordomo, si, han oido bien, ma-chor-do-mo. No le traigan al viejuner, que el hombre a estas alturas ya está demasiado hasta los ovarios de todo.